Geotermia y aerotermia

 

Las fuentes de energía alternativas (geotermia y aerotermia) son cada vez más atractivas. Una de las razones es el continuo aumento en el precio de los combustibles tradicionales. La naturaleza nos ofrece numerosas oportunidades baratas y ecológicas de producir calor. Las bombas de calor usan la energía que la naturaleza nos da gratis.

El subsuelo es una inmensa fuente de energía. Unos pocos metros bajo tierra, se almacena el calor del sol. Desde el núcleo de la tierra, temperaturas de 6.500 grados irradian las capas exteriores. Las bombas de calor se sirven de la energía geotérmica, del calor de las corrientes submarinas o del aire, dependiendo de la tecnología.

La energía almacenada en el aire (aerotermia) se puede utilizar también para calentar estancias o para producir agua caliente. Las bombas de calor hacen uso de esta energía, y por lo tanto, ayudan a ahorrar en los gastos de la calefacción.

No importa qué tecnología se utilice: las bombas de calor ofrecen una alta eficiencia incluso a bajas temperaturas ambientales. Hasta el 75% de lo que necesita la calefacción puede ser obtenida directamente del medioambiente de forma gratuita. Tan sólo el 25% deberá ser producido mediante electricidad. Las bombas de calor son capaces de aprovechar tres fuentes geotérmicas diferentes dependiendo de su tecnología: tierra, aire y agua.


Ventajas

  • No emite CO2
  • Es una fuente de energía inagotable
  • Independencia de proveedores y suministradores exteriores
  • Bajo coste